Colombia es un país que nos puede ofrecer muchas sorpresas. Un de ellas está situada en Zipaquirá que está a 50 kilómetros de Bogotá. Aquí se encuentra la denominada la Primera Maravilla de Colombia por su belleza y porque es algo único y muy difícil de ver en otros lugares. Se trata de una catedral única porque es subterránea y se la conoce como la Catedral de Sal. Sin duda un hermoso monumento que debe ser visitado y admirado.

catedral-sal.jpg

Esta catedral de sal se llama así porque fue construida en el interior de una mina de sal. Fue una idea como poco muy original ya que este tipo de construcciones no se suelen dar mucho. La idea surgió a raíz de ver que los mineros como suele ser habitual eran muy devotos ya que rezaban mucho y tenían imágenes religiosas por todos lados.

El turista que vista esta peculiar catedral debe hacerlo con tranquilidad ya que a veces hay que pasar por sitios algo estrechos y algo oscuros. Antes de llegar a la catedral propiamente dicha nos encontramos y debemos pasar por una serie de túneles y pasadizos en donde podremos ir. Es una mina realmente grande y no en vano dicen que con toda la sal que hay en esta mina podrían cubrir la necesidad de sal de todos los habitantes del mundo por un período de 100 años.

Al final de tantos túneles podremos apreciar una gran cruz que es la que preside el altar. Este altar como era de esperar es de sal y además en en donde cada domingo se celebra una misa realmente interesante y bonita. Es un lugar muy interesante para conocer porque es único en el mundo y tendrán siempre un grato recuerdo de este lugar.